yo no moriría

No moriré por un edificio
Pues mi hogar persiste donde habitan los míos
No moriré por mi raza, por la sangre o por la tradición.
Ni por un mezquino color
No moriré por una lengua
Nacida para morir

Cuando tú no estés

Cuando tú no estés
Buscaré una costa infinita de rocas amorfas
Dedos de titanes que se enfrían al mar
Cuando tú no estés

It is enough

A los que callan
A los revolucionarios de piscina y floja abdominal
A los ecologistas que no leen
A los agoreros
A los enterradores

Diecinueve años después, Pau Casals y Antonio Machado

Diecinueve años después y algunos días más tarde, un músico con sombrero cruza el umbral de un camposanto. Es una tarde de grises que pugnan entre sí. El músico lleva abrigo pues hace frío. Camina entre las lápidas que algún día fueron de marmóreo blanco cenital hasta encontrar su destino, una tumba sencilla.

Breviario y retales de tiempos raros

Todos los viernes toma un tren de regreso a casa. En el andén 27 de la estación central de Múnich, Cada viernes, somnoliento, camina por las frías aceras a veces nevadas y siempre heladas. Todos los viernes toma un café. Un café y un croissant, en el quiosco de la estación: La brioche dorée.

Darién 96, cuando nunca pasaba nada

Año 1996, frontera colombo-panameña, un estrecho pedazo de tierra muy codiciado por su posición geoestratégica denominada estrecho de Darién, tapón de Darién o sencillamente selva del Choco. Uno de esos sitios fronterizos donde bandidos, guerrilleros, colonos y retenes del ejército se enfrentan cada día en una lucha por la supervivencia muy alejada de nuestros valores occidentales de sociedad de bienestar.

Historias de mujeres en el abismo y niñas que empiezan

Normalmente no hago prólogo a los poemas que publicamos porque no lo necesitan, pero estos dos de Freddy Santos García nos hablan de mujeres que abren los ojos al futuro y mujeres que ven la atrocidad como presente: las mismas y tan distintas, cuidémoslas.

La vida Mancha

Yo lo intento, me afano, procuro, pongo interés.
Cada mañana me visto del blanco inmaculado de mis ideas y prejuicios.
Me esfuerzo en ordenar la vida por estantes, tal como decís.

Ayombero o guerrillero (II)

Debian ser las cinco de la mañana y nuestro pequeño grupo fue interceptado en el parque de Laureles de la capital Antioqueña. Nosotros éramos tres, ellos al menos una decena. Nos cortó el paso un tipo grande con sombrero de finquero y bigote de galán; pistola al cinto, camisa a medio abotonar, el perfecto protagonista para una telenovela de grandes terratenientes y verdes pastos.

Ayombero o guerrillero

Bienvenido a la ciudad de la eterna primavera, con sus 21 grados perpetuos y su alegría contagiosa. Bienhallados en el valle del Vallenato y la cultura esgrimida como argumento subversivo y de resistencia pacífica al triste alegato de las armas y la sinrazón.  Eterna balacera ”huevón”, mal parío, hideputa …y se ríen de sus suertes, y las cantan , no sé en qué orden. También mueren, y huyen …tampoco sé bien el orden.

Pasaba por aquí

Pasaba por aquí y se me escapó un te quiero.
Un te echo de menos, hoy que pasaba por aquí
Transitaba por este 23 de febrero y se me salió de uno de los bolsillos, ésos en los que siempre llevo un roto.
Transitaba por aquí y me sentí ausente.
Espero que nadie tropiece con él, que no moleste, que no detenga el paso rítmico y eficaz del que siempre va y viene a los mismos sitios.
Pasaba por aquí

Cuento inexistente

Esta es la historia de un cuento que no fue escrito y fue condenado a vagar eternamente por el limbo de los cuentos…todos los cuentos le miraban por encima del hombro y con desprecio le recordaban que un cuento no pervive si no es escrito, que su existencia sería tan fugaz como una brisa de finales… que no sería ni siquiera un recuerdo, ni un eco, ni una huella desgastada, ni un indicio, ni siquiera sería un vestigio, ni una prueba, ni restos…

A medias palabras

Las correctas, las osadas
Las irreverentes
Nunca pronunciadas
Las hay románticas, malditas
Las hay secretas
Y que mueren cada día acurrucadas en el alma

Si tuviera varias vidas

… Si tuviera varias vidas podría dejar los sueños para mañana y ocupar mi tiempo en tejer tramas que me provean de renta y hacienda .
Mas no tengo más vidas…
Vago condenado a ser quien quiero ser porque no habrá ninguna excusa válida si malgasto la existencia en ser un balido.
Un balido cuyo único anhelo es seguir pastando con plácida estupidez.

Tres poemas liftados, por Freddy Santos

Nos escribió un tipo humilde presentándose y diciendo que tenía algunas historias que contar, nos escribió alguien con heridas y con mochila a la espalda, le escuchamos con respeto y nos fue sorprendiendo. Lo mejor de este viaje es el camino. Salud y abrazos, @profesorjonk