Funeral Blues en memoria de Mark Lanegan

Mark Lanegan, cantante de The Screaming Trees, en Night flight to Kabul

Funeral Blues

Preciosa versión de «House a home», del primer álbum en solitario de Mark Lanegan «Whiskey for the holy ghost», junto a J. Mascis, de Dinosaur Jr

Supongo que los tipos duros

en realidad son los más sensibles, los más

propensos

a horadar la pared

que constituye

el corazón de cualquiera, a indagar

en los sentimientos más tristes,

en los más adversos, en los más

pueriles, en los más

tiernos,

como un taladro que atravesara

no, como una bala

(calibre .57)

que destrozara una pared

completa

(una pared de acero)

sin inmutarse.

Te conocí una tarde,

una en que no pasaba nada (como pasa con muchas

tardes),

salvo por un jack daniels que lento

se deslizaba por mi garganta;

cada trago me dejó

perplejo,

con deseos de jamás dejar

de escucharte (ni de beber -como hicieras tú);

aunque no haya himno más grande al alcoholismo

que Borracho);

dientes de metal

en aquella gasolinera vieja

en medio del desierto

gris;

guitarras eléctricas

guitarras distorsionadas

guitarras eclécticas

sintetizadores y baterías

trepidantes;

rock y p(f)unk en la misma medida

sonaban mientras tus gafas

oscurecidas y el cabello

rojizo, largo, la piel

muy blanca;

algunos tatuajes

de estrellas

en cada dedo, miles

de arrugas

en la cara, la tuya,

te retrataban. Quise

ser tú, por un instante, quise

convertirme en ti.

«Pero hay batallas a las que

simplemente

debes renunciar»,

escribiste

alguna vez.

Flores muertas

reposan en el frasco

donde puse

esas mismas flores

cuando vivías; moscas que sobrevuelan

los tallos, los pétalos, las hojas

c

a

í

d

a

s

intuyo que hoy

el día de tu muerte,

hoy que me entero que has muerto,

de alguna manera habrías hecho

una hermosa canción

sobre todo esto (que es casi nada):

un tipo absurdo que te admira,

que aprecia cada nota

de tu voz

desgarrada, esa voz

adolescente

cuando no canta

y que pronuncia heridas

frescas, palabras

profundas, heridas que expulsan

sangre viscosa

no,

más profundas, como las aguas

de un canal, ese río oscuro, ese charco que nos hermana

y que alrededor,

en la superficie,

sostiene radiantes

flores vivas,

no tan bellas

no tanto como aquellas

flores muertas

con las que erigí

tu altar.

Una de las mejores voces del rock de todos los tiempos, escuchad sólo la primera canción y nos decís
Canciones que significan y se convierten en poemas

Poema de Samuel Segura (México), poeta, novelista, emprendedor digital y batería de trash metal. Podéis encontrar más poesía y relatos suyos en profesorjonkfirmasinvitadas, nunca os dejará indiferentes.