Trooper viene a significar en castellano soldado de caballería, y la canción hace referencia a un episodio marcado con letras de sangre en la Historia militar británica. Entre 1853 y 1856 se estaba disputando la guerra de Crimea entre el Imperio Ruso y una entente de otomanos, franceses, británicos y del reino de Cerdeña unidos para aplacar las ansias expansionistas de los Romanov.

La animación para adultos alcanza cotas verdaderamente altas con esta obra sobre el amor, fruto del trabajo de Alberto Mielgo y Leo Sánchez durante los últimos siete años. Preciosa en forma y contenido, la película es de una modernidad y lirismo dignos de ser disfrutados.
Podéis verla en el siguiente enlace, que tengáis una gran semana.