historia de un gesto

a veces me sorprendo esperando

a que respires

                          y al fin lo haces

y empiezo a observarme

aguardando la próxima vez

esa terca balada de tus pulmones

cansados

                  -partir por la mitad tu aliento

y conservar un trozo-

                                      siempre

sosteniendo un inmenso cristal metálico

sólo exijo que un sutil

movimiento asuma

la forma de un sonido

una nueva manera

                                     de amar

y que tu amor suceda al mío por impaciencia

medirlo con la justicia que dan unos pocos milímetros

de distancia, pensar

                                        desde que te supe

en tu sustituto

(porque lo que me asusta no es tu ausencia

sino la posibilidad), confiar

                                                     ciegamente

en el olvido

medicinas  consejos   excusas

pero no tener jamás la menor

idea de cómo sobrevivirte

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tierno y expectante.
    Un gusto leerte.

  2. Siempre grande mi amigo Marc

    1. un abrazo, Jaime! 🧡

Deja un comentario