Rumor

Cuando hablas mucho te conviertes en un rumor,

gracias a esta frase el pusilánime de mi padre consiguió finalmente que mi madre se divorciara tras años de gritos y silencio,

de distintas urgencias y prioridades,

de gesticulaciones frente a autismo y ausencia.

Y yo en campo abierto,

en demasiadas ocasiones aprovechando la brecha,

en bastantes provocándola.