Poesía desde Barranquilla para Tom Waits y Leonard Cohen

Tom Waits y Leonard Cohen

Algunos nacimos para cantar un blues

A Tom Waits

A quienes salimos de casa sin un peso en los bolsillos

y la cabeza ardiendo por tantos sueños

y un montón de frases regadas en el cuerpo de la madrugada

en busca de una chica en la barra de un bar

sin empacar maletas, sin ningún recado para mamá

viviendo en un mundo solitario y gris

tomando destino a cualquier lugar

rastreando sombras al amanecer

porque a veces la vida suena como un disco rayado

y el tiempo que queda en nuestras manos es un ladrón

entre un mar de corazones jóvenes que buscan otro cielo protector

aunque las puertas del paraíso permanezcan cerradas

siempre habrá caminos para estrenar

compartiendo el aroma del vino y el olor a perfume barato

mientras esta cruda realidad gira sin parar

las tristes luces del alumbrado público

gente de la noche que viene y va

compartiendo tragedias comunes en su andar

algunos ganarán, otros perderán

pero no tiene sentido hablar cuando no hay nadie escuchando

algunos nacimos para cantar un blues.


Un blues esparcido en un soplo de viento

A Leonard Cohen

Todo acaba en el mismo momento de la vida

aunque las palabras se pierdan en el aire

donde el horizonte en tajos se derrumba.

Los años sabrán de memoria cada paso

cada respiro de los árboles en la tarde

como un recuerdo azul que viene de algún lugar

donde las cosas no tienen sentido en ciertos días.

El tiempo retornará por su ruta invisible

entre los escombros de los sueños

como el invierno que esperan los huesos

en esa profunda necesidad de las horas que pasan

en la fugitiva bondad de un corazón estremecido.

Vamos recontando pequeños episodios

donde todo está perdido

extraviado entre objetos triviales

y escasas conversaciones en esta bulliciosa estación

donde existir es perder.

Robinson Quintero Ruiz

Barranquilla (Colombia)

Del poemario inédito «Partículas elementales»